Consejos para paliar los efectos del síndrome post-vacacional

Tanto si tienes trabajo como si no, la vuelta a la rutina tras un periodo de vacaciones puede causar síntomas ansioso-depresivos, sensación de desidia y bajo umbral de tolerancia hacia los problemas cotidianos.

Para evitar en la medida de lo posible estos problemas, aquí van una serie de consejos:

  • Trata de mantener algunas de las actividades gratificantes que hiciste en vacaciones: (leer un libro, ir al cine, cenar alguna noche con los amigos…)
  • Cuida tu alimentación y tus hábitos de sueño, y haz algo de ejercicio.
  • Si puedes permitírtelo, asume progresivamente las responsabilidades en tu trabajo o casa. Prioriza qué es lo más importante, y deja el resto para más adelante, a medida que vayas adecuándote a tu entorno.
  • Focaliza tu atención en los aspectos positivos de tu trabajo o rutina habitual.
  • Concédete breves periodos de descanso durante el día.
  • Planifica nuevas metas laborales o personales que te resulten motivantes.
  • No te pelees con tus emociones negativas. Es normal que aparezcan tras el término de tus vacaciones.. No escucharlas te causaría a la larga más problemas.
  • Si el malestar persiste dos o tres semanas después de tu incorporación, estaría bien que revisaras tu situación actual. Aprende a identificar qué hace que te sientas mal, y trata de encontrar qué cambios podrías establecer al respecto.
2014-08-28T09:18:45+00:00