Freud creía que los sueños eran la vía directa al inconsciente, sin embargo, para Perls (padre de la Gestalt) son el camino que conduce a la integración. Es decir, que nos dan pistas para conocernos mejor y que podamos reconocer como nuestras partes que tenemos bloqueadas.

No son teorías contrarias sino complementarias. Incluso las personas que creen que no sueñan, sabemos que tienen actividad onírica todas las noches. Los sueños tienen diferentes funciones y enormes beneficios para el soñante. Parece que no es posible una existencia plena y saludable sin sueños. Existen diferentes formas de trabajarlos.

En Canuca, nos apoyamos en la Psicoterapia Humanista para ayudar a nuestros pacientes, así que os explicaremos el tema de los sueños desde las ideas de la Gestalt. De manera muy breve, los pasos básicos para analizarlos serían los siguientes:

  • Coger una hoja y un bolígrafo y escribir en primera persona y en presente vuestro sueño, como si lo estuvierais soñando en este mismo momento. Por ejemplo: “Estoy en mi casa que está encantada y estoy viendo fantasmas. Los intento cazar pero se me escapan un par y me siento angustiado”.
  • Después, elegimos los personajes más representativos del sueño. Pueden ser personas, animales o cosas. En nuestro ejemplo, los personajes serían: el soñante, los fantasmas y la casa. Para cada persona, los símbolos con los que se sueñan tienen un significado propio. Por otro lado, por ejemplo, soñar con la muerte, no siempre tiene que significar que alguien ha fallecido. También puede hacer referencia a algo que se acaba en la vida del soñante: un trabajo, una pareja,…
  • A continuación, hacemos hablar al soñante con el resto de personajes. De esta manera, el soñante podría preguntarle cosas a los fantasmas y a la casa. Por ejemplo: el soñante podría interrogar a los fantasmas porqué quieren asustarle y a la casa, por qué está encantada.
  • Después, tenemos que observar qué tienen que ver estas respuestas y estos personajes con nuestra vida. Por ejemplo: “Nuestro soñante al hablar con los fantasmas, se dio cuenta que lo que le angustiaba era que no podía controlarlos. Entonces descubrió que: la casa llena de fantasmas era su trabajo, los fantasmas sus problemas, y le angustiaba que no podía controlarlos”.

En la Gestalt, los sueños se consideran como proyecciones y representaciones de distintos aspectos de la personalidad del que sueña. Sólo se trata de descifrar estos símbolos oníricos y analizar qué tienen que ver con nuestro momento vital.

¿Os animáis a interpretar los vuestros?