Nuria Carmona Cabanillas

Nuria Carmona Cabanillas2018-11-14T10:23:57+00:00

Me llamo Nuria soy mamá de dos niños y una enamorada de mi trabajo. Soy Licenciada en Económicas y Licenciada en Psicología, pero siempre me interesaron mucho más las personas que los números y, estudiando psicología y recibiendo terapia, encontré mi verdadera vocación, ayudar a las personas y poder entender cada día mejor cómo funciona la psique humana.

Comencé especializándome en niños por que creo que, por un lado, son los más indefensos en cuanto a vínculo y emoción se refiere; y por otro, porque creo que todos llevamos un niño dentro que en algún momento fue herido y necesita nuestra protección y auxlio.

Me formé a través de dos Máster en Psicoterapia Humanista encontrando una de las visiones más cercanas y acertadas de ver y conocer al ser humano, que confía en su propia capacidad para encontrar la forma de estar bien y que lo contempla y atiende desde una globalidad emocional, comportamental, de pensamiento e incluso espiritual. Que tiene una mirada bondadosa hacia el sufrimiento de la persona y a la vez, la empodera en su propio proceso de encontrar qué la hace crecer y sentirse mejor.

Así en 2005, comenzó su andadura nuestro Centro de Psicología CANUCA atendiendo a familias y adultos en Córdoba y después, extendiéndose a Sevilla. Actualmente, están conmigo una terapeuta humanista/arteterapeuta y otra psicóloga sanitaria, al servicio de la persona o familia que lo necesite.

Además de interesarme por la Psicología, siempre me había gustado mucho el Arte y la forma simbólica que tienen los artistas de transmitirnos su mundo interior y, casi por casualidad, me topé con la Arteterapia y me fascinó como forma de acompañar a la psicoterapia humanista en su trabajo de descifrar qué le ocurre a la persona y cómo poder expresarlo dónde las palabras no llegan. Y así, estudié e investigué sobre estas otras formas de trabajar a través de la pintura, el teatro, la música, la fotografía, la escritura,…, todas ellas herramientas maravillosas para “sacar fuera” cómo se siente y qué le pasa a la persona, adulta o niño, que llega a consulta.

Ya más tarde, después de años de observación, análisis y perfeccionamiento, decidí ponerme a enseñar a otros profesionales mi forma de estar frente al paciente/cliente y las herramientas y recursos que empleo con ellos y así surgió la colaboración con el Instituto INPHAR (Instituto nacional de Psicoterapia Humanista y Arteterapia) a través de nuestro Máster en Psicoterapia Humanista y Arteterapia, tanto para trabajar con adultos como para hacerlo con los niños.
Y aquí sigo cada día con más ilusión y ganas de seguir ayudando y orientando a las personas que se acercan a CANUCA.

“Fíja tu rumbo a una estrella y podrás navegar a través de cualquier tormenta”.